Remedios para evitar sangrado de encías

Si habéis notado que te sangran las encías, este es un claro síntoma de que tu salud oral no va bien. Pues, si tus encías están sangrando de manera espontánea, regularmente lo hacen como respuesta a la presencia de bacterias de modo permanente. Y, por supuesto son las bacterias las que causan enfermedades en tu boca.
Por esta razón es tan importante evitar este sangrado de encías y hoy te enseñaremos algunos remedios que te pueden ser de mucha ayuda, pero antes revisemos cuales son las causas más comunes de la aparición de este sangrado.

remedios sangrado encias

¿Qué causa el sangrado de encías?

Cuando la microbiota oral se altera, se produce inflamación y el molesto sangrado de las encías. Esta alteración bacteriana se produce por la acumulación de los restos de comida entre los dientes. Por supuesto, esta alteración y sus signos es un claro síntoma de que nos estamos enfrentando a una enfermedad periodental. Para evitar la acumulación de placa dental y el sarro, debemos acudir con nuestro dentista periódicamente quien nos indicará cuanto cuesta una limpieza dental y la efectuará dejando nuestros dientes limpios y saludables.

Esta afección pues se divide en dos estadios:

Gingivitis

Esta enfermedad periodontal, en la que se produce inflamación de las encías junto a un posible sangrado, se caracteriza porque sus síntomas se originan de la acumulación de placa bacteriana. Es una enfermedad que no distingue edad, pero es más común en adultos mayores a 35 años.
De hecho, según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración, esta patología oral afecta casi al 85% de la población adulta.

Periodontitis

El estadio más avanzado de la enfermedad del periodonto se llama periodontitis. Esta enfermedad además de inflamación y el sangrado de encias por la acumulación de sarro debajo de ella, puede llegar a afectar los tejidos y los huesos que soportan los dientes. Incluso, en los casos más graves hasta pueden ocasionar la perdida de ellos.

Aunque esta patología es menos común que la gengivitis, de igual modo llega a afectar entre el 25 y el 40% de la población española. Por lo que sus más nefastas consecuencias nos exige actuar rápidamente para combatirla.
La razón principal por la que se produce esta enfermedad es por la acumulación excesiva de placa bacteriana por una mala higiene dental.

Otros factores que favorecen el sangrado de encías

La acumulación del sarro dental también puede deberse a una malposición dentaria, mejor conocida como apiñamiento, dientes torcidos, prótesis dentales mal colocadas, restauraciones en mal estado, uso de aparatologías de de ortodoncia como los brackets metálicos, de zafiro o linguales y no realizar la higiene bucal apropiada, maloclusiones dentales como mordida abierta, o maloclosión clase II y clase III.

sangrado encias

Otras causas del sangrado de las encías

  • Cambios hormonales asociados al embarazo, ciclo menstrual o pubertad
  • Cepillarse los dientes con fuerza o de manera muy agresiva
  • Trastornos hematológicos que afecten la coagulación normal de la sangre
  • Padecimiento de enfermedades como hepatitis, cáncer, diabetes, leucemia o escorbuto.
  • Factores genéticos
  • Deficiencia de vitamina C y K
  • Cardiopatías
  • Estrés
  • Bruxismo
  • Ciertos medicamentos

Sangrado de encias

Remedios para evitar el sangrado de encías

La mejor manera de hacer volver a la normalidad los tejidos inflamados y las encías sangrantes es cepillandolos regularmente por 2 minutos 2 veces al día. Aunque parezca contradictorio, dejar de cepillarse cuando aparece el sangrado, aunque sea la respuesta natural, no es nuestra mejor opción.
Abandonar la limpieza dental solamente agravará el problema. Por el contrario, un cepillado disciplinado y suave después de cada comida, que insiste en las zonas afectadas, nos ayuda a mejorar los síntomas.

¿Qué hacer en casos leves de sangrado de encías?

Aún así, dependiendo de la gravedad del caso, esta solución podría variar. Por ejemplo, en los casos leves, el remedio para evitar el sangrado de encías dependerá de lo que originó dicho sangrado.
Si este sangrado es ocasional y realmente leve, se podrá detener con el uso de un buen enjuague bucal diseñado especialmente para las encías. Será pues conveniente realizar enjuagues que duren 30 segundos al menos tras el cepillado.
Eliminando las bacterias con un buen cepillado y un enjuague apropiado, lograremos que las encías sangrantes se desinflamen y vuelvan a la normalidad.

¿Qué hacer en casos más graves?

En los casos donde el sangrado es abundante, lo primordial será acudir a un periodoncista profesional para que este realice un examen de encías y mida con una sonda periodontal la profundidad que el sarro ha alcanzado.
Además, este profesional revisará la propensión del sangrado y la inflamación. De igual modo, este revisará si se produjo una recesión gingival.

Si el profesional no observarse mayor complicación, bastará con que este realice una limpieza profesional para eliminar la placa bacteriana acumulada que mejorará sin duda alguna el tejido irritado.

Es decir, una profilaxis exhaustiva solucionará el problema del sangrado de las encías y la inflamación que lo produce. Ahora bien, si el profesional observa y diagnostica la presencia de piorrea, casos en los que se presenta recesión de encías y pérdida de hueso, características que inciden en la movilidad de los dientes, será necesario empezar de inmediato un tratamiento periodontal.

remedios-para-evitar-sangrado-de-encias

Consejos para prevenir el sangrado de encías

  1. Prevenir la inflamación y el sangrado de encías es posible. Estos consejos mejoraran tu salud bucodental y lograrás evitar el sangrado de encías.
  2. Utiliza un cepillo de cerdas suaves. Ya sea que prefieras un cepillo manual o uno eléctrico, asegúrate de utilizar uno que no lesione tu tejido gingival.
  3. Usa seda dental. Utilizar hilo dental es fundamental para mantener una higiene dental óptima y por supuesto, una correcta salud dental. Pues, con la seda, podrás acceder a los espacios interdentales a los que el cepillo no llega.
  4. Utiliza elementos auxiliares para completar tu higiene bucal. Hay muchos elementos que te pueden ayudar a mantener una higiene bucal óptima. Los irrigadores bucales y los cepillos interproximales por ejemplo, te ayudan a limpiar tus dientes de manera profunda.
  5. Limpia bien tu lengua. Debajo de nuestras lenguas se oculta el 70% de las bacterias que viven en nuestra boca. Este dato debería despertarte a la realidad de que es fundamental mantenerla limpia si no se quiere sufrir alguna enfermedad periodontal.
  6. Come de manera equilibrada. La manera más sencilla de fortalecer nuestras encías y dientes es manteniendo una alimentación sana. Consumir azúcar el exceso por ejemplo, facilita la acumulación de sarro, por el contrario, comer más frutas y verduras lo reducen.
  7. Más vitamina C. Sumado al consejo anterior, debes considerar aumentar el consumo de frutas que aporten a tu organismo vitamina C. La naranja, el pomelo y el limón tienen gran cantidad de esta vitamina. La vitamina K también es de gran ayuda para la salud oral, el kiwi, la pera y las ciruelas son una rica fuente de vitamina K. La vitamina K ayudará a tu cuerpo a coagular mejor la sangre, mientras que la vitamina C aumenta tus defensas. Hay mucho que ganar con estos pequeños cambios.
  8. Evita el tabaco. Los fumadores tienen un 600% de probabilidad de desarrollar una enfermedad periodontal. Esto se debe a que las toxinas del tabaco favorecen la inflamación de las encías.
  9. Toma mucha agua. El consumo de agua de manera habitual te ayudará a eliminar una gran parte de las bacterias que en tu boca se producen. Además, te ayudará a evitar la acumulación de sarro.
  10. Acude frecuentemente con un especialista. No tengas la costumbre de acudir al especialista cuando ya tengas un problema periodontal a cuestas. Acudir 1 vez al año con el especialista, puedes evitar estos problemas, ya que estos pueden diagnosticar el origen de la enfermedad y aplicar el tratamiento más apropiado para eliminar el problema de manera permanente y efectiva. Es importante señalar que cuando una persona es propensa a desarrollar periodontitis, es recomendable acudir a una profilaxis o limpieza dental profunda cada 4 o 6 meses para evitar la recidiva.