¿Muerdes bien?. Tratamientos para corregir la maloclusión

La maloclusión es mucho más que un problema estético. Los problemas de mordida en realidad afecta la salud del paciente en muchos aspectos. Cuando la mordida no encaja bien, se producen una serie de problemas que deben ser tratados cuanto antes.

Para ello es necesario saber que tipo de mordida tienes y si necesitas un tratamiento para corregir la maloclusión. Quédate con nosotros y descubre si muerdes bien y que opciones tienes para mejorar tu mordida y por qué.

muerdes-bien-tratamientos-para-corregir-la-maloclusion

¿Qué es la maloclusión?

La maloclusión se define por muchos especialistas como un defecto de engranaje entre los maxilares. Este problema provoca que los dientes no encajan correctamente y por tanto estén mal alineados.

Las causas de la maloclusión son muy diversas. Pudieran presentarse problemas de mordida por algún defecto congénito, por causas hereditarias o por malos hábitos adquiridos durante la infancia.

Incluso, hay casos de maloclusión que se generan por falta de alguna pieza dental. Pues, cuando queda un espacio o hueco entre los dientes, estos tienden a desplazarse para llenar dicho espacio, modificando así la mordida de manera irregular.

¿Qué sucede cuando se tiene una mordida defectuosa o maloclusión?

Cuando tenemos maloclusión no masticamos bien nuestros alimentos. Por lo que estos llegan al estómago generando problemas de digestión, que, al pasar de los años, pueden llegar a convertirse en un problema más grave.

Otro de los problemas derivados de una mala mordida es el apiñamiento. Ya que los dientes se mueven y se alinean de forma incorrecta. Estéticamente deja en tu cara una sonrisa mal alineada.

Igualmente, una mala mordida puede generar la acumulación de los restos de comida entre los dientes. Esto sucede por la mala morfología bucal, que nos impide acceder a los espacios interdentales. Ya que por esta situación se genera una mala limpieza bucal, también se hacen más frecuentes y mayores los problemas con las encías, como el la periodontitis.

Dependiendo del grado de gravedad de la maloclusión, se generan una serie de consecuencias negativas. Pudieran generarse continuos dolores de cabeza, de oído, de cuello y hasta de espalda. Incluso pueden generarse dolores en la articulación temporo mandibular. Asimismo, se puede generar desgaste en el esmalte o incluso en la pieza dental que puede llegar a romperse por el roce.

muerdes-bien-tratamientos-para-corregir-la-maloclusion

¿Muerdes bien? Descubre qué tipo de mordida tienes

Los tratamientos para eliminar la maloclusión se realizan dependiendo del tipo de mordida que se tenga. Por ello es necesario acudir a un especialista de la salud bucal para que el sea quien evalúe el tipo de mordida y aconseje el mejor tratamiento para corregirla.

Entre los tipos de mordida que se pueden encontrar en el ámbito dental hallamos la mordida Clase I, la mordida Clase II y la mordida Clase III.

Mordida clase I o mordida perfecta

El tipo de mordida que se considera perfecta y a la que se procura llegar con los tratamientos de ortodoncia. Pues es con este tipo de mordida que las arcadas encajan perfectamente. Podemos saber que tenemos esta mordida si el primer molar y el canino se encuentran con las piezas de la arcada opuesta.

Si así no sucede es porque nuestra mordida presenta maloclusión o mala mordida. La mala mordida corresponde a los otros dos tipos de mordidas ya mencionadas.

Mordida clase II

La mala mordida se debe regularmente a problemas en el hueso del maxilar, pero también se debe a los malos hábitos adquiridos mientras se daba el desarrollo maxilar. Chuparse el dedo pulgar desde muy temprana edad, por ejemplo, puede desencadenar con el tiempo deficiencias en el crecimiento de la mandíbula o del maxilar.

Específicamente en el caso de la mordida Clase II, el maxilar superior se ubica más adelante con respecto a la mandíbula. A esto se le llama sobremordida.

Mordida clase III

Con la mordida clase III ocurre lo contrario, la mandíbula sobresale por encima del maxilar superior.
Además, dentro de cada tipo de maloclusión podemos encontraros con subdivisiones, según el nivel de apiñamiento que los dientes tengan. De hecho, podríamos encontrarnos con una mordida abierta o una mordida cruzado, porque muchos son los tipos de problemas de maloclusión y cada cual tiene su origen y expresión.

Mordida abierta

Los casos de mordida abierta se dan cuando hay una separación excesiva entre las piezas inferiores y superiores. Puede llegar a producirse en la parte posterior o anterior, dependiendo de si son los molares o los incisivos los que no llegan a unirse.

Mordida cruzada

La mordida cruzada se produce cuando la mandíbula muerde por fuera del maxilar superior. Este es el tipo de mordida más habitual. Sin embargo, hay otro tipo de mordida cruzada que es conocida como mordida en tijera. También se pueden encontrar mordidas bilaterales o en las que solamente se presente la maloclusión en un cuadrante.

muerdes-bien-tratamientos-para-corregir-la-maloclusion

Tratamientos para corregir la maloclusión

Tal como ya se ha hecho mención, el tratamiento ortodóncico a implementar dependerá de qué tipo de maloclusión presente el paciente.

Por ejemplo, para solucionar un u problema de mordida abierta se puede tratar de bajar los incisivos de ambas arcadas, o bien las piezas de la parte posterior de las mismas. Con esto se estará procurando producir un efecto bisagra en la mordida.

La mordida cruzada por su parte se puede corregir mediante la tracción con brackets, incluso también con el uso de expansores. Estos expansores son aparatos que se fijan al paladar para ejercer una presión controlada y constante contra el hueso. Así se resuelven los problemas de apiñamiento y de espacio en el maxilar.

La sobremordida se puede a su vez arreglar de dos formas: subiendo los incisivos o extruyendo los molares de modo que al cerrar la mandíbula la mordida pueda levantarse. La sobremordida no es una maloclusión que requiera mucho cambio a nivel estético, pero si no se trata, puede terminar generando otros problemas. Como es el caso del bruxismo o rechinar de dientes o los problemas de ronquido.

muerdes-bien-tratamientos-para-corregir-la-maloclusion

¿Cuando es mejor aplicar tratamiento ortodóncico para corregir la maloclusión?

Ahora bien, lo ideal será tratar estos problemas de maloclusión durante la infancia, sobre todo con los casos que son de origen óseo. Pues, durante los 11 y 12 años aun el desarrollo óseo va en desarrollo, haciendo posible guiar su crecimiento.
El tratamiento de ortodoncia aplicado durante la infancia se le llama ortodoncia interceptiva, y es el tratamiento ideal para corregir la maloclusión en niños, a lo que posteriormente se le acompaña por un sistema de retención.
Si se trata de una persona adulta con problemas de maloclusión igualmente se debe corregir con tratamiento ortodóncico. Sin embargo, en estos casos quizás sea necesario extraer algunas piezas dentarias para obtener espacio en la boca para hacer la corrección.